Define tu buyer persona mediante encuestas

Como es lógico, cualquier estrategia de marketing debe estar diseñada con el objetivo de conseguir los mejores resultados posibles y conquistar a su público objetivo, conocido en marketing como buyer persona. Aquellos “compradores” potenciales que realmente interesan a las marcas pero ¿cómo conquistarlos? Una opción son las tan famosas encuestas pero ojo, a la hora de diseñarlas no todo vale.

Cuando hablamos de encuestas no nos referimos a preguntas al uso cara a conseguir una serie de datos superficiales que nos pueden orientar más o menos en la toma de decisiones. Las encuestas en una buena estrategia de marketing digital deben estar diseñadas y pensadas con objetivos claros, pensados de antemano y personalizadas según el tipo de usuario con el que nos encontramos.

Tal y como podemos leer, hace algunos años -antes de la evolución y sofisticado del marketing actual- las encuestas solo tenían en cuanto datos demográficos para llevar a cabo acciones, promociones, lanzamientos…  pero este dato con el tiempo demostró lo incompleto que es. Porque una marca puede tener su ratio de actuación en un lugar concreto pero eso no significa que todas esas personas sean buyer persona o clientes potenciales. Debemos ir más allá y con las encuestas podemos lograrlo.

Encuestas personalizadas para conseguir datos efectivos

Sí, las encuestas son seguramente la herramienta perfecta para conocer al público que más nos interesa sin ser además demasiado invasivo, característica que echa para atrás a muchas personas. Con ellas podemos catalogar leads y conocer mejor el target de la empresa para darle lo que realmente necesitan.

Las encuestas en todo momento deben ser atractivas, llamativas e interesantes pero dependerán en función de la fase del embudo de conversión dónde se encuentre el cliente. ¿Qué quiere decir esto? Que no será la misma para quién aún nos está tanteando que para quien es ya cliente y debemos fidelizar. Por ejemplo para los primeros habrá que ponerle las cosas más fáciles, es decir encuestas sencillas, sin demasiadas pantallas y rápidas. Mientras que para los segundos, seguramente nos interesa más la experiencia en la compra del producto y la calidad del mismo para seguir mejorando en el servicio que ofrecemos.

Como es lógico, las encuestas pueden ayudar a crear perfiles reales de tus buyer persona y aumentar la conversión y no está nada mal aquello de incentivarlas para hacerlas más atractivas y, por ende, que consigamos más clientes.  Pero ojo, estos “premios” deben estar acordes al esfuerzo que el participante realiza y lo suficientemente específicos para no atraer a usuarios que no nos sean afines. Por esto, en función del buyer persona que estemos definiendo, seleccionaremos una encuesta incentivada o sin incentivo.

Para finalizar destacar algo importante sobre las encuestas, nunca dejes de hacerlas. ¿Por qué? Porque la sociedad cambia, las necesidades de los usuarios también y por tanto unos resultados que podrías haber tenido hace un tiempo, con el paso de los años (o meses) pueden perder valor. ¡No lo olvides!